Jose Luis Terraza Justes

 

Niño que fuera yo*


                 * Del poema “El retrato de marco” de Julio Herranz

Niño que fuera yo.
De diez años.

Para poder

mirar a tus ojos
desde tu misma altura

hablar a tus oídos
desde tu misma altura

escuchar tus palabras
desde tu misma altura

entender tus silencios
desde tu misma altura

sentir tu llanto
desde tu misma altura

sufrir tu dolor
desde tu misma altura

aceptar tu mal humor
desde tu misma altura.

Tu misma altura
quisiera alcanzar yo
y aprender a estar más cerca de ti.

 


 

En esos momentos

 

Son en esos momentos
en que te entregas al silencio,
cuando tus ojos   
carbones recién pulidos
huidizos hacia los perfiles de tu cara.

Se alzan altivos, inapelables.

Posan una lenta y plomiza mirada
con un mensaje escueto
de elocuentes contenidos

Reclaman tu derecho a lo íntimo
no siempre comprendido.

 


 

Gracias

 

Remansa su actividad el Metotrexate*

Te revuelves contra las horas de abatimiento
cambias la escena
con la energía enorme del alboroto.

Una gran fiesta ha empezado.

Colgado de tus orejas
el CD portátil mueve tu cuerpo.

Los brazos vuelan
expanden sin límite el espacio
la cintura cimbrea hasta los extremos
la cabeza marea un ritmo desbocado.

La cama es un escenario
donde cantas a dúo con tus sueños.

Tu ritmo reina, lo conquista  todo.
Contagia los estados más realistas.

Las miradas se iluminan
las bocas se estiran casi sin atreverse
con miedo, de que todo sea un espejismo.

Gracias María.

Gracias por cantar a la vida.
Gracias por bailar a la vida.

Gracias por enseñarnos
que la vida, a pesar de todo
puede ser cantada y bailada.

 


 

La madre

 

Habitación 2016, 7ª planta, Can Ruti.

Me apareces en un sillón, tumbada.  ¿derruida?
imagen de solitud
sin resquicio, al lado mismo de tu hija abatida
y presa de infecciones que se suman.

El peso de tantos días, tantas noches
doblan cada uno de tus huesos.

Los cimientos que ayer aferraban sólidas estructuras
defensoras de sueños persiguiendo la luz
se agrietan hoy,
sucumben al dolor que los azota.

No brindaste el nido de tu útero al semen
para consagrar su obra a este destino.
No alimentaste con tu sangre su fruto
para ofrecerlo a esta Bestia de la ruina
caprichosa de savias primaverales
con las que saciar sus instintos apocalípticos.

Madre eres
y como loba te descubres
ante el peligro de la hija de tu sangre.

No hay lágrimas suficientes
ni dolores que posterguen
tu lucha de mujer a defender lo que ha parido.

Volverás a parirla otra vez
arrebatándola de las garras de la Bestia

 


 

Es tu manera de defenderte

 

Para prever heridas de posibles encontronazos
tus ángeles blancos pronto nos advirtieron
en cuantas partes de ti
hundiría la Bestia sus raíces envenenadas.

Una cuestión impropia pareció
de tus diez años vividos
cuando nos hablaron que devendrías en momentos
de intolerancia, exigencia, desconsideración.

Cinco meses plantando cara,
difícil se hace aceptar este hecho como insalvable.
Se escabulle a los intentos de reconducirlo.
Dolorosa verdad, sin remedio presente.

Tu mirada clara y punzante la clavas a martillazos
acompañan palabras de perfiles vitriólicos
que golpean la desesperación
de no sucumbir a los modos que ella impone.

Nada se sabe que aquiete esta ira
que insufla en tus venas.

Maldita Bestia. Todo lo abarcas.
De la angustia haremos propósito,
que tu veneno extinga.

 


 

Maneras de llorar

 

Lloras como ríes.
Lloras como amas.
Lloras como enfureces.

Con todo el carácter de tu cuerpo.

Sin espacio que las distinga
a torrentes se siguen unas a otras
tus enormes lágrimas pesadas

cuando no soportas el dolor
de todos los estragos
que acuerdan confluir en el tiempo.

Lloras con toda tu rabia
embadurnas tu cara
de lágrimas, de mocos, de babas.

Gotones de sal y luz
firmes y decididos
pintan en tus ojos el arco iris
antes de estrellarse contra el suelo.

 


Vencerás

 

Tu piel ajada
descripción yerma de un paisaje saqueado
calca todas las formas de los huesos.

Las mejillas son huecos bajo los pómulos.
Los ojos hundidos hablan desde de sus cuencas.

¡¡Algo está fallando!!
¡¡¿Quién se está equivocando?!!

El pensamiento se convierte
en un torbellino loco, descontrolado.

Aplasia, fiebre, mucositis,
vómitos, vómitos, vómitos.
Deshidratación, desnutrición,
infección, la sempiterna infección.

Leucos  200*
Plaquetas 9000
Hemoglobina 7,9

Dolor, dolor, dolor
otra vez, por todo el cuerpo.
Morfina. Transfusiones.
Alimentación parenteral*.

Tus ángeles blancos explican.
Oímos, escuchamos.
No entendemos, no asimilamos.

Miedo

¡Resiste!.
Podrás a las embestidas de la quimio
podrás contra la maldita bestia del Sarcoma.

Estamos a tu lado
dentro de ti,
fuera de ti,
protegiéndote con todo.

Tienes de cómplice a la vida.

Vencerás.

 


Palpito contigo la vida

 

Aumenta la suma de muertos en Irak
y Marte se ha comido una sonda espacial,
dos tercios de la humanidad pasa hambre.

El gobierno nos sigue tomando por idiotas
y su partido por gilipollas.

Las encuestas predicen. En Marzo pueden volver a  ganar                                                             
¿Será verdad?

La oposición patalea sin creer en el ruido.

Cierro el periódico
sigo mirándote empeñada en tu puzzle
y palpito contigo la vida.

 


Saberte explicar

 

¡Yo quería bailar y nunca podré!
me gustaba, todo el mundo decía que lo hacía muy bien.

Las temidas palabras 
han salido de tu boca.
Diría que se han escapado.

Quisiera saberte explicar

que la vida,  infinita en riqueza
extiende sus brazos
suspira por ti y espera

               saberte explicar

tu perfección para conquistar
una a una esas ilusiones
de once años enemigos de fronteras,

  saberte explicar

tu cita con el camino
que quieras recorrer.
No temas a lo que de él no conoces,

               saberte explicar

que transitarás sus días y sus noches
con el gesto tranquilo, lúcida la mirada.

Quisiera sabértelo explicar
de la manera perfecta.
Pero no puedo,
yo también estoy en el camino.              

 


Cinco estaciones

 

Hemos ido arrastrando las estaciones
separadas entre ellas
por enormes espacios vacíos.

Fue una primavera impuesta en tu historia.
Aturdió con la palabra maldita
clavada todavía en el entendimiento.

El verano, incendiario y colérico
fue murmullo constante de lo desconocido,
del añorado pasado.

Un otoño de conciencia
del precio de una guerra no buscada,
de miedos por la levedad del horizonte.

Largo ha sido este invierno
de noches heladas e infinitas.
Ha tatuado a sangre
las huellas del desastre.
Recuerdo perenne
en la piel y en la memoria.

De nuevo la primavera.
Te ha devuelto gigante de esta larga noche
en que te hemos descubierto luna llena.
Alumbrabas con luz de nácar
cuando la oscuridad invadía.

Tímida
permites ser contemplada
en tu máximo esplendor.

Va naciendo la esperanza
de que este tiempo inevitable
se convierta en memoria

 


Con toda la prudencia

 

Marzo 2006
También ese día
quisiera estar a tu lado
Con la prudencia a flor de piel
que me impida entrar donde no me sea permitido
repito las palabras que ayer surgieran temerosas
a través de un lápiz
y las hago libres hoy de transitar por todos los cursos
planetarios             .
Pido a la prudencia que tome posesión de mi
cuando digo. Quiero estar a tu lado.....¡Sí!
A la distancia justa, perfecta,
no muy cerca. Que no pueda invadir tus espacios
imprescindibles
ni tan lejos, que te impida conocer mi predispuesta actitud.

Quiero que la sientas de una forma delicada, cómo te diría yo,
como el aire de la mariposa cuando baila la flor.

Y aunque la geografía se empeñe en agrandar los mapas entre
nosotros,
¡¡siéntela!!
ella te dirá que no es el espacio quien aleja a las personas.

Con la prudencia a flor de piel
quiero entregarte unas humildes gracias
a tu lado hemos aprendido todo lo que nos has enseñado
unas humildes gracias
nos has dado respuesta a preguntas que no las tenían.
Y personalmente yo, unas humildes gracias
la conciencia me ha regalado el sentir
que el haber estado a tu lado
es lo más valioso que me ha ofrecido la vida.

Con la prudencia a flor de piel
quiero volver a decirte,
atrévete a tener grandes sueños
el universo está de tu parte


Palpito contigo la vida

 

Palpito contigo la vida

En el año 2006 Terraza e4dita su segundo libro de poemas “Palpito contigo la vida” basado en la historia de una niña con cáncer.
Para este libro llevó a cabo una serie de dibujos que hacían referencia a algunos de los poemas y que fueron incluídos en la edición del libro.  

 

Palpito contigo la vida

Cama

Presencia permanece
 

 

 

Contructor web Pierre@galeriabernet.com - WEB para ARTISTAS